El blog de Accidente sin Culpa

Noticias, consejos, casos de éxito, solución a vuestras consultas y mucho más.

El problema con las aseguradoras es de los clientes y Accidente sin culpa la solución

Uno de los debates recurrentes en el sector de la posventa de la automoción es el problema con las aseguradoras que tienen los talleres de carrocería. Como consecuencia y para que la lucha sea lo menos David contra Goliat posible, han proliferado asociaciones de talleres y empresas que ayudan a estos últimos a gestionar los siniestros. Pero “los talleres se ven obligados a gestionar los siniestros para ayudar a sus clientes, si bien no tendrían por qué preocuparse y complicar más su trabajo, que es el de la reparación”, afirma Alberto Marín, gerente de Accidente sin culpa.

ASC: empresa por y para los clientes

Tampoco puede olvidarse, apunta Marín, que los clientes sufren tanto como los propios talleres el problema con las aseguradoras, ya que pueden ver cómo su vehículo no se repara como debiera ante las presiones de estas. Y lo peor de todo es que la mayoría son ajenos e ignoran sus derechos.

Por todo ello, nace Accidente sin culpa, una empresa que se fraguó en 2020, pionera en el sector, con el fin de prestar servicios de asesoramiento y representación tanto a nivel técnico como jurídico a aquellas personas que resultan perjudicadas en un accidente de tráfico.

“Nos encargamos de absolutamente todo: tramitación del siniestro, reparación, negociación de indemnización –tanto de daños materiales como personales–, protección jurídica…”, explica su gerente, que conoce a la perfección el sector, ya que ha crecido en un taller familiar. Además, ha sido empleado y propietario de un taller, así como consultor desde que entró en el mercado laboral hace más de 20 años.

Precio de los servicios de ASC

Una de las primeras preguntas que se hará un cliente potencial de Accidente sin culpa es el precio de sus servicios porque querrá valorar si le merece la pena dejar en manos de profesionales tanta gestión que, además, provoca muchos dolores de cabeza. “En todos los casos, los servicios de Accidente sin culpa no requieren de un desembolso inicial por parte de los clientes y, en los que hay que pagar a posteriori, la cuantía es irrisoria”, responde Marín. Y pone un ejemplo: “Es el caso de los daños materiales cuando el vehículo no se repara, en el que se pagan 150 euros solo si conseguimos, como mínimo, ese aumento en la oferta de la compañía”. Esto es, si la negociación de Accidente sin culpa es exitosa hasta el punto de conseguir un aumento de 150 euros en la oferta de la aseguradora, cobran dicha cantidad; pero si no se llega al éxito, el cliente no tendrá que pagar nada.

Te llamamos

Rellena tus datos y nos pondremos en contacto contigo

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y proponer los contenidos y anuncios que más se adapten a tus intereses. Si continúas navegando consideramos que aceptas su utilización. Puedes cambiar la configuración o leer nuestra Política de cookies.   
Privacidad
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?